Hola a tod@s, hoy en Bettina Gullón os vamos a hablar de los cuidados para un cabello blanco.

El cabello blanco siempre ha sido consecuencia de la edad, personas mayores que con el paso del tiempo le iban saliendo las canas y decidían no teñirse.

Hoy en día el cabello blanco es tendencia tanto en personas mayores como en jóvenes.

A muchas personas les encanta el cabello blanco o gris, pero no es un efecto muy fácil de conseguir.

Las personas con un porcentaje de canas superior al 70 por ciento será muy fácil alcanzar ese color deseado, ya que partimos de una base con mucha cantidad de cabellos blancos naturales. También será más fácil de conseguir en personas rubias naturales con un cabello clarito y ceniza, entonces la labor será mucho menos costosa y la fibra capilar apenas se dañará.

El problema es en personas de base oscura, que quieren conseguir ese tono blanco. Lo aconsejable es ir aclarando el cabello poco a poco mediante mechas, ya que si queremos en el mismo día pasar de una base oscura a una base tan clara, la fibra capilar sufriría mucho.

CUIDADOS PARA UN CABELLO BLANCO.

Los cuidados para este tipo de cabellos son diferentes a cualquier otro tono.

Los cabellos blancos, ya sean naturales o teñidos, con el paso del tiempo aparecen reflejos amarillentos o anaranjados. Para evitar estos reflejos, deberemos usar champús especiales para cabellos blancos. Estos champús tienen un tono morado azulado. El azul es el color opuesto a el tono amarillo naranja, por lo tanto el champú morado azulado neutraliza esos tonos indeseados.

Este producto será el primero que deberemos usar cuando tengamos el cabello blanco, pero no siempre, deberemos combinarlo con champús hidratantes.

Otro de los cuidados más necesarios para este tipo de cabellos es la hidratación. Si el cabello blanco se ha conseguido mediante decoloración, la fibra capilar estará deshidratada y sin vida. Para conseguir un cabello sano y con brillo usaremos tratamientos de hidratación intensa para reconstruir esa fibra capilar y nutrirla desde el interior.

Cuando el cabello blanco es natural, es decir, es canoso, puede ser de diferentes tipos. Normalmente, el pelo canoso suele ser más duro, fuerte y con aspecto más encrespado que el cabello normal, aunque en ocasiones se puede volver más fino.

Si es más fuerte y duro, deberemos aplicar tratamientos de hidratación intensa y tratamientos anti-encrespamiento. Si fuera fino, deberemos aportar tratamientos de hidratación pero que nos aporte cuerpo, volumen y textura.

Sería muy aconsejado que se realizarán tratamientos de brillo o de matización cada cierto tiempo, normalmente 1 vez al mes o cada 2 meses, dependiendo del tipo de cabello y del proceso por el cual se ha obtenido el cabello blanco.

¿Por qué debemos aplicar tratamientos de brillo o de matización?

Porque los cabellos blancos naturales o decolorados, con el paso del tiempo  se apagan y su brillo va desapareciendo. La matización porque el color del cabello va cambiando con la exposición al sol, con el uso de ciertos productos… y el matiz lo que hace es refrescar ese color que se ha ido perdiendo para devolverle un blanco bonito y luminoso o un gris radiante.

Espero que os haya gustado este post sobre los cuidados para un cabello blanco y si es así nos encantará que lo compartas en tus redes sociales.

Muchas gracias, hasta pronto.

¡Disfruta y luce tu cabello sano y brillante