Hola a tod@s, hoy en Bettina Gullón os vamos a hablar de ampollas faciales: por qué es importante incluirlas en nuestra rutina facial

Las ampollas son un producto que contiene infinidad de beneficios para nuestra piel.

Cada vez son más las personas que introducen ampollas en su rutina de belleza diaria. Las amantes y apasionadas de la belleza y de los cuidados de la piel usan a diario ampollas con diferentes beneficios para la piel, aportando así acciones variadas, por ejemplo, acción iluminadora y rejuvenecedora por el día y acción nutritiva y antiedad por la noche.

Sus efectos tan notorios son debido a su alta concentración de activo. Puedes aplicarlas solas o como refuerzo de la crema de tratamiento para potenciar así sus resultados.

Además, su uso es muy cómodo y su formato monodosis resulta muy fácil de llevar.

Hay personas que aún no se han atrevido a probarlas, por eso os vamos a hablar de por qué debemos incluirlas en nuestra rutina diaria y cómo debemos aplicarlas.

Ampollas faciales: Por qué es importante incluirlas en nuestra rutina facial.

Las ampollas, como ya hemos dicho, son productos cosméticos de uso tópico, su alto contenido y su alta concentración de principio activo aporta beneficios instantáneos y notorios.

Existen diferentes tipos de ampollas, cada una indicada para cada tipo de piel y cada una con una función diferenciada. Tan solo deberás saber identificar las necesidades de tu piel para usar la ampolla correcta.

El uso repetido de las ampollas aportarán unos beneficios únicos que con el único uso de la crema no conseguiremos. Podremos usar las ampollas a diario sin realizar descansos.

Podrás elegir ampollas antiedad, ampollas reafirmantes, ampollas iluminadoras, ampollas nutritivas… Las ampollas de uso más común son ampollas de vitamina C y proteoglicanos y ampollas de ácido hialurónico. Ambas con una potente acción antiedad e iluminadora.

Cómo aplicar la ampolla facial correctamente.

La aplicación de la ampolla facial es muy sencilla y cómoda. Tan solo tendrás que abrir la ampolla y aplicar la cantidad necesaria en el rostro cuello y escote, repartiéndola bien mediante un masaje para favorecer su penetración.

Es muy importante una correcta rutina de belleza para que su penetración sea adecuada.

Antes de aplicar la ampolla facial, limpia y tonifica la piel correctamente, eliminando cualquier resto de producto o de impurezas adheridas a la piel.

Una previa exfoliación favorecerá aún más su penetración, pero cuidado, no exfolies tu piel a diario, con una exfoliación a la semana o cada 15 días será suficiente.

Aplica la ampolla después de limpiar y tonificar la piel, no apliques ningún otro producto antes que la ampolla.

Posterior a la ampolla podrás aplicar tu crema de tratamiento, tu contorno de ojos, tu maquillaje o tu crema de protección solar.

Existen unas famosas ampollas denominadas ampollas flash, estas son diferentes a las ampollas diarias.

Las ampollas flash son ampollas de uso puntual, muy usadas previo al maquillaje como pre-base.

Las ampollas flash aportan un efecto lifting y un efecto tensor de la piel a la vez que ilumina, hidrata y en ocasiones, minimiza los poros dejando la piel totalmente preparada para el maquillaje.

Espero que os haya gustado este post sobre ampollas faciales: por qué es importante incluirlas en nuestra rutina facial y si es así nos encantaría que lo compartieras en tus redes sociales.

Muchas gracias, hasta pronto.

¡Disfruta y luce tu piel sana, luminosa y radiante!